Las puertas de portal en Madrid son uno de los elementos urbanos que más sufren. En una capital con tal aglomeración de gente, la suciedad, las personas e incluso el clima terminan por ocasionar desperfectos que, en muchos casos, estamos acostumbrados a asimilar como necesarios, pero que no tienen por qué ser así.

Por eso, desde nuestra experiencia como profesionales cerrajeros en el trabajo de las puertas de portal en Madrid, queremos darte una serie de consejos. Para que así puedas tener siempre cuidada la puerta de tu hogar.

Una de las cosas que más pueden molestar en un edificio es un telefonillo. Es probable que te hayas tenido que levantar miles de veces a abrir a alguien que se había equivocado. Para solucionar esto, tienes que señalar bien cada portal, ya que muchos se han borrado con el tiempo. Si, por otro lado, estás cansado de que los más jóvenes llamen todo el rato y salgan corriendo, puedes probar a comprar un telefonillo más complejo. Algunos de ellos precisan de un código para llamar.

Los perros son otro de los grandes problemas en las ciudades. Los dueños están obligados a recoger sus deposiciones sólidas, pero no las líquidas. Una forma de evitar que estas acaben en tu portal es dejando una botella de plástico grande llena de agua junto a tu puerta. Subconscientemente, el perro cree que ahí ha orinado otro animal y por tanto, prescinde de hacerlo.

Si te preocupan los ladrones, te aconsejamos que cambies la cerradura de tu portal cada poco tiempo. Piensa que a lo largo de los meses, muchas personas pueden tener acceso a esa puerta. Renovar la cerradura es un modo de dificultar los robos.

Si necesitas los servicios de cerrajeros profesionales en Madrid, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Somos Daire.